lunes, 17 de agosto de 2009

Debutando

En un living, reposados sobre un sillón, bebiendo unas ricas lagrimas, endulzada una con edulcorante, otra con azúcar, con las luces de una lámpara y un velador, se encuentran platicando Avril, joven seductora, firme y algo, poco peculiar y Benjamín, joven ambicioso, determinante y extrovertido tal vez.

De sus extensos diálogos, encuentros, divagues, recojo situaciones atractivas capaz, según la mente y ojos del lector diría, como esta.


Avril-. Sinceramente no te podría definir lo que es la “soledad”

Benjamín-. Es que hay sentimientos, golpes, vivencias, actitudes, que tal vez no tienen una forma como para definirlas

Avril-. Pero como podes decirme que estas solo, como puede salir de tu boca esa simple palabra a la vista, si ni siquiera comprendes su significado

Benjamín-. Es que no logro poder definirla, pero no quiere decir que no lo sienta, como un dolor, no quiere decir que yo, no te pueda definir cuando algo duele verdaderamente, cuanta intensidad necesita ese algo para convertirse en “dolor”, para poder decirte “me duele”, hay cosas que no necesitamos comprenderlas, para saber que las estamos viviendo

Avril-. Podes tener razón tal vez, pero sin cambiarte de tema, no creo que estés solo, ahora estamos acá hablando frente a frente, sin una computadora en medio, como es tan habitual hoy en día, tomándonos estas lágrimas que no quería preparar

Benjamín-. No querías preparar HOY, pero bien que por algo sabes prepararlas tan bien, jajaa

Avril-. ¿Me queres decir que soy adicta a algo o me estás haciendo referencia indirectamente a algo en particular?

Benjamín-. ¡NUNCA! Todo se sobre entiende, y si no es así, queda a la libre interpretación, la mente de uno es ese lugar, donde nadie te restricciona, ni condiciona

Avril-. Pero mi mente en momentos es como una mudanza de improvista y fugaz, todo guardado y desordenado, sin saber donde están las cosas, ni como guardarlas, ¿porque el ser humano tendrá que hacer pasar a su mente por esas situaciones o otras similares?

Benjamín-. El ser humano nació para eso, para crearse confusiones, para crearse miedos, para crearse esperanzas que luego busca incondicionalmente, uno se siente más resguardado creándose esas cosas, creándose confusiones o miedos a los cuales luego les atribuye la culpa cuando las cosas no son como deberían, la mente nos controla más de lo que tendría a veces

Avril-. Pero es algo que no se puede evitar, es algo innato al ser humano, como vos dijiste, no sería vida, si todo fuese fácil, si no tuviésemos obstáculos, si no cometiéramos esos errores para luego aprender, pero no te me hagas el psicólogo cuando ni siquiera fuiste a uno alguna vez

Benjamín-. Jajaja, a veces llego a creer que iría, pero teniéndote a vos acá, eso desaparece de mi cabeza

Avril-. Psicología, es una carrera que me gustaría estudiar, y lo voy a hacer en algún momento de mi vida

Benjamín-. Yo también estudiaría psicología, pero para poder de alguna manera comprender mejor a los demás, ver más allá de lo que veo en realidad, avísame cuando empieces y ¡empezamos juntos!

Avril-. ¿Verte también en la facultad?, ya no quiero estudiar psicología, jajajaa, mentira

Benjamín-. Ves, en este momento podría ver más allá de esa simple “ironía” jaja, mejor me voy a buscar un vaso de agua.

1 comentario:

  1. Me gusto mucho el estilo particular que tiene, le da un toque de originalidad. Te felicito por tu reciente blog..

    Sobre el dialogo..diría que me de alguna lado me suena.
    besitos..

    ResponderEliminar