sábado, 10 de octubre de 2009

El fin del comienzo

Avril mientras disfruta de unos sabrosos mates con café, frente a su notebook y frente a la vulgarmente llamada “videollamada”, esa función del msn que te da la idea de que la tecnología del futuro, ya la tenemos en el presente, esa idea de que estamos “face to face”, compartiendo risas, tristezas, realidades, y Benjamín del otro lado de la videollamada, en su computadora personal, deseando que esos mates que ve pasar, lleguen a sus manos (iluso, pero perseverante).

Avril-. Quería despedirme de vos sin decirte adiós

Benjamín-. Es igual de difícil despedirse sin decir adiós, que despedirse diciéndolo, es ese instante donde la palabra no sale o no quieren salir de nuestros labios, es ese segundo donde nuestra mente no asimila la situación

Avril-. No sé si me arrepentiré de esta decisión que estoy tomando, solo estoy tratando de encontrar o mejor dicho, de darme lo mejor a mí, pero como puedo saber que seria a esta edad lo mejor para alguien, si nunca puedo llegar a comprender que es lo “bueno” y que sería lo “malo”, es un desafío que nadie ha superado y no seré la excepción

Benjamín-. Yo solo sé que no sé nada, diría una mente maestra, y puedo seguir citando frases celebres, reconocidas, destacadas, pero sé que nunca voy a poder decir las verdaderas palabras, que éste “hasta pronto” se merece. Rodeado de libros, diversos autores, diversas materias, diversa jurisprudencia y artículos, puedo intentar ocupar mi mente en mi carrera, pero no puedo evitar que ésta no piense en ti y en lo mucho que te va a extrañar, que te va a recordar

Avril-. Nunca fui capaz de despedirme de alguien, frente a frente, ojos a ojos, todo se me hace más difícil e imposible, todo se vuelve más pesado y no lo puedo manejar, no puedo darle el rumbo que deseo, o mínimamente.. intento

Benjamín-. Cada uno tiene que tomar decisiones en su vida y afrontarlas, te voy a tener a miles de kilómetros de distancia, pero va a ser como si te tuviera a unos cuantos metros y no pudiera visitarte, no pudiera acariciarte, sé que no puedo hacer nada y es lo que estoy haciendo, impotencia y demás adjetivos que no son necesarios enumerar, siguen sin ser adecuados, inidoneos para este acontecimiento, momento

Avril-. No se puede extrañar algo que no se puede olvidar, he escuchado por ahí, muy remotamente, o es lo que me mantiene viva, para esquivar la distancia

Benjamín-. Distancia, desearía que todo el planeta se detuviera y se contrajera, que todo se compacte de tal manera que desaparezca esa mísera palabra, para poder dar unos simples pasos en el suelo de asfalto y poder decir “HOLA”, sin más intermediarios. Tal vez no sea la forma, pero no puedo evitar de repasar en mi mente una canción, una letra que no dice todo, pero que da a entender todo

“No one could ever know me
No one could ever see me
Seems you're the only one who knows
What it's like to be me
Someone to face the day with
Make it through all the rest with
Someone I'll always laugh with
Even at my worst I'm best with you”

una letra que seguramente te va a dar una impresión que no es la correcta, pero que te puede poner la piel de gallina si la escuchas con un poco de “emoción”, de sentimientos

Avril-. Lo es y lo veo reflejado en cada palabra, lo veo reflejado en esos cristalinos ojos que reflejan cada gota de luz que entra por tu ventana, y lo veo en cada cosa que haces, lo veo reflejado en el ayer, el hoy y lo veré reflejado en el mañana, un mañana desde otro lugar, pero que nunca me va a determinar un futuro, como en unos simples y mundanos días, mi vida cambio tan radicalmente, puede volverme a pasar y cumplír un deseo que ya tengo (y pensar que todavía no partí)

Benjamín-. Cual será ese deseo, cual será esa intención tuya, que guardas en tu interior, “en esa especie que late, para siempre” leí una vez (de un texto que no voy a olvidar, de una autora que no puedo dejar de pensar, de seguir, de leer), para tener la ilusión de cumplirlo en algún instante de tus días

Avril-. Vos sabes cuál es, yo sé cuál es, ambos lo sabemos, nada llego a su fin, no se termino todavía

Benjamín-. La verdad es que siento que hoy te puedo decir CHAU, no sé qué clase de chau, pero solo sé que me da paz, solo sé que ahora me brinda lo que me tenga que brindar, no sé cómo hacerlo, pero la verdad que todo sigue, todo cambia y todo necesita un ¡adiós!

La conexión se corto, nunca funciona como se quiere y menos cuando se la necesita, Benjamín quedo pensante y retrotraído, sus palabras siempre quedan dando vueltas y nunca expresan lo que su mente y corazón, verdaderamente quieren significar, Avril quedo frente a su notebook, mirando su fondo de pantalla, mirando la ventanita del msn sin conexión, con el mate entre sus dedos, tomando con sus labios la bombilla, aunque éste ya no tiene ni una gota de agua entre sus “hierbas”, la situación quedo congelada y persiste, cada uno desde su lugar, cada uno desde su mente, cada uno desde su "nuevo mundo". Siempre es difícil despedirse, pero es mas difícil no hacer lo que uno tiene en su interior y tal vez el otro no lo nota, no es fácil “desprenderse” de algo que valió y vale tanto, pero queda en uno, queda en el … . Adiós Avril, se te va a extrañar mucho, más de lo que imaginas posiblemente, y Benja, éxitos en tus cosas, el tiempo no solo da la razón, “dice la verdad y la realidad”.

4 comentarios:

  1. Es preferible considerarlo como un "hasta luego" necesario, y la tristeza no es más que un estado subjetivo de situaciones que todos afrontan, no soy quien para meterme en la vida de ellos, pobres, ya me permitieron escucharlos bastantes, pero es cierto que "nada está terminado", el tiempo sigue corriendo y hasta que el mismo no se termine, todo sigue y "el juego" (metafóricamente) no se termina.

    ResponderEliminar
  2. claro, yo creo que todo es gracias al destino, TODO pasa por algo.

    ResponderEliminar
  3. Tenes razón, pero el destino no deja de ser lo que uno quiere que sea, no deja de ser el puente que uno crea hasta la persona que quiere, escuche una vez, no hay destino si Avril no aceptaría el viaje, no habría destino si Benjamín no quisiera despedirse, esto sigue siendo lo que uno ayuda que sea, no solo pasa por lo “sobrenatural”, pasa por uno también.

    ResponderEliminar